-Los Ángeles -

Fragmentos del libro de Angel Peña, Lima Perú.

San Gregorio Magno, llamado “el Doctor de las milicias celestiales”, dice que “la existencia de los ángeles está atestiguada en casi todas las páginas de la Sagrada Escritura”. Ciertamente, la Escritura está llena de intervenciones angélicas. Los ángeles cierran el paraíso terrenal (Gén 3,24), protegen a Lot (Gén 19), salvan a Agar y a su hijo en el desierto (Gén 21,17), detienen la mano de Abraham, alzada para matar a su hijo Isaac (Gén 22,11), asisten a Elías (1 Re 19,5), a Isaías (6,6), a Ezequiel (40,2) y a Daniel (7,16). En el Nuevo Testamento, los ángeles se aparecen en sueños a José, anuncian el nacimiento de Jesús a los pastores, le sirven en el desierto y lo confortan en Getsemaní. Anuncian su Resurrección y se presentan en su Ascensión. Jesús mismo habla mucho de ellos en sus parábolas y enseñanzas. También un ángel libera a Pedro de la cárcel (Hech 12) y otro ángel ayuda al diácono Felipe para que convierta al etíope en el camino de Gaza (Hech 8). En el libro del Apocalipsis hay muchas intervenciones de los ángeles como ejecutores de las órdenes de Dios, incluso para castigo de los hombres.

Su número es de miríadas y millares de millares (Dan 7,10 y Ap 5,11). Ellos son espíritus servidores, enviados para el servicio de los hombres (Heb 1,14). “Dios los envía como el viento y hace de sus servidores llamas de fuego” (Heb 1,7). En la liturgia, la Iglesia. Los ángeles “son estrellas de la aurora e hijos de Dios” (Job 38,7). Fray Luis de León, comentando este texto dice: “Se les llama estrellas de la aurora, porque su entendimiento es más claro que las estrellas y salieron a la luz en la aurora del mundo”. San Gregorio Nacianceno afirma que “si Dios es un sol, los ángeles son sus primeros y más bellos rayos”. San Agustín dice: “Ellos nos miran con ardiente amor y nos ayudan para que podamos llegar también nosotros a las puertas del cielo” (Com al Sal 62,6). Ángeles (Ap 5,11; Dan 7,10), arcángeles (1 Tes 4,16); tronos, dominaciones, principados, potestades (Ef 1,21; Col 1,16); virtudes (Ef 1,21; 1 Pe 3,22); querubines (Ez 10,1-20; Gén 3,24); serafines (Is 6,2-6). Suelen colocarse en este orden: ángeles, arcángeles, principados, potestades, virtudes, dominaciones, tronos, querubines y serafines. Dice la Palabra de Dios: “Yo mandaré un ángel delante de ti para que te defienda en el camino y te haga llegar al lugar que te he dispuesto. Acátale y escucha su voz, no le resistas… Si escuchas su voz y haces cuanto yo te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios” (Ex 23,20-22).

“Para el hombre hay un ángel, un protector entre mil que le haga ver al hombre su deber” (Job 33,23). “Mi ángel está con vosotros y os pedirá cuentas” (Baruc 6,6). “El ángel del Señor está en torno a los que le temen y los salva” (Sal 33,8). Su misión es “guardarte en todos tus caminos” (Sal 90,11). Y dice Jesús que “los ángeles de los niños ven continuamente el rostro de mi Padre celestial” (Mt 18,10).

El ángel guardián te cuidará como a Azarías y sus compañeros en el horno. “El ángel había descendido al horno con Azarías y sus compañeros y apartaba del horno las llamas de fuego y hacía que el interior del horno estuviera, como si soplara un viento fresco, y el fuego no los tocaba absolutamente ni les causaba ninguna molestia” (Dan 3,46- 50). El ángel te salvará como a Pedro. “Un ángel se presentó en la cárcel que quedó iluminada y, golpeando a Pedro en el costado, lo despertó diciendo: Cíñete y cálzate tus sandalias… Envuélvete el manto y sígueme… La puerta se les abrió por sí misma y salieron y avanzaron por una calle, desapareciendo luego el ángel. Entonces, Pedro, vuelto en sí, dijo: Ahora sé que el Señor ha enviado a su ángel” (Hech 12,7-11).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>